Un baile con intercambio de parejas…

2018-01-11 | Francisco Javier Ruíz Quirrin | Columna Primera Mano
6336435970_e82257563d_b

De Primera Mano

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

VAYA QUE empezaron con muchas ganas este 2018 los distintos actores políticos en México… Y en Sonora.

La semana en el país se la han llevado temas como el show montado por Javier Corral Jurado, el moderno héroe anticorrupción y su seguimiento a las denuncias contra el gobierno del Presidente Peña Nieto, la repentina aparición al lado de José Antonio Meade del senador “calderonista” Javier Lozano y los movimientos en el gabinete presidencial.

En Sonora, la designación como dirigente del PAN en el Estado de Alejandra López Noriega luego de que Damián Zepeda hiciera renunciar a David Galván y la presentación de la periodista Lilly Téllez abrazando a MORENA y llevando en su bolso una candidatura al Senado de la República.

Al mismo tiempo, rémoras políticas como el Partido del Trabajo, Encuentro Social, Partido de la Revolución Democrática, encuentran acomodo en alianzas que les proporcionan oxígeno para subsistir en esa rara atmósfera. Lo mismo sucede con el Partido Verde y Nueva Alianza, trenzados al PRI y Movimiento Ciudadano, buscando aumentar su patrimonio político y económico.

Ha habido un gran movimiento en todos los partidos políticos en un escenario donde los mexicanos podemos despertar con cualquier tipo de sorpresa, en un espectáculo digno de las mejores carpas y del gran teatro mundial en Brodway.

La presencia de Javier Lozano al lado de José Antonio Meade, de Aurelio Nuño y de Aurelio Nuño, nos deja testimonio a los mexicanos de la alianza existente entre Los Pinos y los expresidentes panistas Felipe Calderón y Vicente Fox. El primero de ellos esperará a la nominación de su esposa Margarita como candidata independiente a la Presidencia, mientras que el segundo podría anunciar en cualquier momento, su integración a la campaña de Meade, quizá como coordinador nacional de propaganda en cerros.

Mientras tanto, en Sonora, una vez más Andrés Manuel López Obrador nos repite la dosis de las elecciones del año 2012, cuando convenció a Ana Gabriela Guevara a competir a su lado buscando el Senado, ofreciéndole como garantía la posibilidad real de llegar a la Cámara Alta bajo las siglas del Partido del Trabajo, propósito que finalmente se agenció.

Ahora, en el 2018, la acreditada periodista Lilly Téllez aceptó abrazar a López Obrador encabezando la fórmula al Senado y llevando en una posición a Alfonso Durazo Montaño, ya con la Secretaría de Seguridad Pública en la bolsa en caso de que el “Peje” llegue a Los Pinos.

¿En verdad Lilly Téllez habrá aceptado la propuesta con el único propósito de hacer algo por Sonora, como ella lo justificó ante los reporteros? ¿A cambio de nada? Ya veremos en el futuro inmediato la jugada detrás del telón.

Pero aparte, la posición de Lilly es atractiva. En MORENA se tiene la certeza de que el PAN quedará en tercer lugar en los próximos comicios. Si la fórmula al Senado del partido de López Obrador queda en segunda posición, Lilly de todas formas obtendrá un escaño como mejor perdedora. Claro, si gana la elección, tanto ella como Alfonso levantarán la manita el 1 de septiembre y quien encabece la fórmula del PRI, entrará como mejor perdedor.

Los partidos políticos viven ahora una situación especial. No están en juego las ideas o los grandes proyectos nacionales. Ganará el que mejor canción o frase publicitaria llegue a la gente.

De ahí que lo más destacado en ese inicio del año sea la canción del movimiento naranja aprovechando el baile de un niño indígena, aunque esté prohibido por la Ley el hacerlo.

Por eso los ciudadanos estamos observando una especie de intercambio de parejas entre los distintos actores políticos, de acuerdo a sus relaciones personales, amistosas y de interés estrictamente personal, por encima de cualquier otro interés nacional, de partido, de ideología o pensamiento.

¿Las ideas? No hay.

Lo trascendente ahora es la competencia por la mejor mentira, la mejor vestimenta, la mejor canción, el mejor video.

Es la degradación de la política en su máxima expresión.

Eso es lo que hemos construido o hemos dejado que se construya, los mexicanos.

ALEJANDRA López Noriega, la flamante dirigente estatal del PAN, ha invitado a un nutrido grupo de mujeres periodistas a departir en un ágape al mediodía de hoy jueves… Hay mucho movimiento de la oposición al PRI en Sonora… Seguramente el PRI se ha visto lento porque a la usanza tradicional, es respetuoso de los tiempos… Corre el riesgo de ser no sólo alcanzado, sino rebasado.