Se reunieron los independientes  Rodrigo Bours y David Figueroa

2017-12-07 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

El primero cuasi candidato independiente a la alcaldía de Cajeme y el segundo ya registrado como tal por la de Hermosillo, se reunieron ayer en un cercano café al Congreso del Estado.

Pronto los detectaron por un grupo de reporteros que les hicieron una entrevista de banqueta, a quienes les declararon que van en serio por el triunfo, que propondrán un gobierno de ciudadanos y trabajarán para mejorar sus ciudades.

Por ahí alguien les preguntó si sus candidaturas no estarían orientadas a jalar votos de sus partidos anteriores con el fin de beneficiar a los opositores. O sea que si no serían “paleros”, para decirlo coloquialmente.

David Figueroa al parecer se dio por aludido y respondió que “si no he sido comparsa de un instituto político como es el PAN, donde siempre fui voz crítica, fui el personaje que siempre decía las cosas que consideraba libremente que estaban mal, menos me voy a prestar para ser un personaje que debilite o lleve una mentalidad para destruir un partido político o a un gobierno en turno”.

Por su parte, el Benjamín del “Clan Bours” se le fue directo a la yugular al PRI, partido del que dijo no confía. Para la operación de su administración buscará gente honorable, de respeto y con arraigo, para gobernar desde la trinchera.

Un interesante y enigmático encuentro, el cual según dijeron fue para cambiar impresiones, tips y experiencias, dado que sus proyectos personales son coincidentes no obstante que proceden de partidos contrarios.

Candidaturas ciudadanas, una posibilidad real

Aunque en los casos de Rodrigo Bours y David Figueroa, ambos militantes hasta hace poco tiempo de los dos principales partidos políticos mexicanos, creo que no podrían calificarse de candidaturas ciudadanas, me parece que éstas van a abundar en los próximos comicios. En especial para contender por las alcaldías.

Si consideramos que la cantidad de firmas de apoyo para registrarse como candidato independiente son el 3% del padrón electoral de la población por la que aspiran contender, cualquiera de varios personajes de los pueblos pequeños las podrá conseguir con la mano en la cintura.

En cada pueblo chico hay uno o varios personajes muy conocidos, respetados y apreciados por su comunidad, quienes no son, no han sido, ni serán militantes de partidos políticos, pero probablemente sí estarían dispuestos a buscar la presidencia municipal sin compromisos partidarios.

Algunos hasta con sus vecinos podrían cubrir el requisito de las firmas. Para ser candidato independiente a la Presidencia Municipal de Oquitoa se necesitan sólo 14 firmas, para San Felipe de Jesús 15, San Javier 20, San Pedro de la Cueva 59 y así por el estilo en el resto de municipios chicos.

Me parece que los partidos políticos están desdeñando la posibilidad de una fuerte competencia de independientes verdaderamente ciudadanos. Han de pensar que no tienen posibilidades, o si acaso muy pocas, pero es el primer paso este 2017 y responde a avances democráticos que ha propiciado la presión ciudadana, que empiezan a dar sus primeros frutos.

Hace diez años no había candidaturas independientes porque la Ley Electoral no las contemplaba, ahora ya las hay. Hace tres años no había un gobernador independiente, ahora ya lo hay, como también un independiente conduce los destinos de la segunda ciudad más importante del país.

Paulatinamente se han ido eliminando los obstáculos que tenían aquellos que verdaderamente quieren cambiar el sistema y el orden de las cosas desde el gobierno, pero sin ataduras a partidos políticos que obstaculizan cualquier cambio que vaya en contra de sus intereses, los cuales generalmente no coinciden con los de la población.

Bienvenidos a la contienda Rodrigo Bours y David Figueroa. Tienen una cuesta muy empinada y tal vez no ganen, pero como decía Antonio Machado en uno de sus poemas y que popularizaron Joan Manuel Serrat y Alberto Cortés, “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.