TRIBUNA y sus 52 espectaculares años: las fechas emblemáticas y los recuerdos

2017-12-06 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

YO SOY Y SIEMPRE HE SIDO, un hombre de recuerdos. Cada efeméride me lleva a un recuerdo. ¿Dónde estaba yo cuando el hombre llegó a la luna? Vivía en el barrio de la Ladrillera. ¿Y cuando encontraron el cadáver del obispo JOSÉ SOLEDAD TORRES CASTAÑEDA, en una fría y húmeda tumba de las montañas de la sierra de Durango?

Igual, tengo presente la casa que habitaba y cómo, en horas de la madrugada, la voz del auto parlante sobrecogió a los moradores del barrio con la noticia del macabro hallazgo.

También me acaba de ocurrir este martes anterior, cuando TRIBUNA me sorprendió con su espectacular primera plana “Esto es obra de Daniza”, pensé. Me refería a nuestra Coordinadora Editorial, DANIZA VEGA, que lo mismo organiza un suplemento que una portada de esas que uno no olvida. O bien, vigilando que el programa de recaudación de juguetes para los niños del ejido Independencia, marche como miel sobre hojuelas.

Veía la magnífica primera plana y me puse a jugar con la memoria.

“Atacan a Estados Unidos”, ¿Dónde me encontraba? En Hermosillo. Concretamente en el Hotel Gándara. Todavía me encontraba en la cama porque era muy temprano y estaba con las noticias de CNN en español.

Vi a detalle el derrumbe de las torres gemelas. Desde el primer avionazo hasta que todo se derrumbó.

¿Y cuando mataron a Colosio?

Esto fue más reciente. Yo andaba en la campaña. Y cuando él falleció, yo estaba en la sala del Hospital General de Tijuana. Desde el baño del hospital logré dictar la nota de la tragedia que al día siguiente apareció en la primera plana de Tribuna.

¿Y cuando la matanza de campesinos en San Ignacio Río Muerto?

Iba en un camión de La Ladrillera hacia el Mercado Municipal. Recuerdo muy bien que cuando me bajé del camión, siguiendo una rutina de años, me encaminé hacia el puesto de periódicos de PANCHO SILVA.

Y entonces observé las fotos de los muertos que me electrizaron.

La nota estaba firmada por ISMAEL MONTAÑO ANAYA. La información, bien documentada.

La evocación es inevitable: mientras yo leí la primera plana en el puesto de Panchito, me preguntaba qué pasaría con el Gobernador CARLOS ARMANDO BIÉBRICH.

Corría el año de 1975. Era octubre y a LUIS ECHEVERRÍA le faltaba un mes y días para entregarle el poder a JOSÉ LÓPEZ PORTILLO.

Lo que pasó ya es historia pero en esos instantes, cuando yo devoraba las letras de la nota, no me imaginé hasta donde desembocarían los acontecimientos.

Biébrich no permaneció en el poder muchos días después de la tragedia. A su renuncia, lo sustituyó un hombre de izquierda, muy culto, un verdadero tribuno del socialismo: ALEJANDRO CARRILLO MARCOR.

Más cercano en el tiempo, el triunfo de VICENTE FOX en la elección presidencial del año 2000.

¿Dónde estaba yo? ¿Venía entrando a Hermosillo, por el camino de La Colorada?

Sí, en efecto, venía entrando a la capital procedente de Yécora. Me había ido a la sierra el día anterior porque no quería estresarme siguiendo paso a paso las incidencias de la jornada electoral de aquel domingo.

“Quiero enterarme de un solo golpe”, le había dicho a JUAN PEDRO ROBLES.

De manera que cuando a las 19:30 de la tarde-noche estaba por cruzar las vías del tren y la cárcel de Hermosillo se alcanzaba a ver perfectamente desde el cruce de las vías, marqué el celular de Juan Pedro para preguntarle el resultado de la elección.

—Perdimos.

—¡Cómo! ¿La presidencia?

—Sí, ya es un hecho: ganó Fox.

—¿Y en Sonora?

—Todo se perdió.

Pero yo insistía:

—¿Y Eduardo Bours?

—También perdió. Todo se perdió, Mario.

En ese preciso momento cruzaba las vías. Y de pronto, entré shock. Perdí totalmente el sentido del control de la suburban. Atravesé mal, y me fui directo al cerco de alambre de púas. Tuve que dejar que pasaran varios minutos para recobrar el sentido de la orientación. Mis amigos me decían que mirara hacia el penal para orientarme. Pero no reconocía la cárcel.

Haber nacido y crecido en un sistema presidencialista donde un solo partido ganaba siempre, me hizo tener la creencia de que era, en realidad, invencible.

Por eso, me ocurrió aquello.

Al día siguiente, ya en Ciudad Obregón, vi el titular de primera plana de Tribuna y recordé las palabras de Juan Pedro Robles: “Ganó Fox”.

Muchas de las fechas importantes de Tribuna me conducen a algún recuerdo. Pero uno de sus titulares más emblemáticos, sin duda fue el primero, hace 52 años: “Nace un gigante del periodismo”, rezaba.

Recuerdo una frase de PEPE ESCOBAR, a quien yo solo conocía por referencias. Estábamos en un café del mercado, cada quien en su mesa: “Hacía falta una real competencia”.

¡Cuánta razón tenía!

Leí ayer el twitter de la Gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH ARELLANO, con la felicitación por el cumpleaños. Y la de algunos conspicuos cajemenses.

¿52 años se dicen fácil? Si, se dicen fácil. Pero es todo un universo de esfuerzos, de sobresaltos, de sucesos inesperados.

En este caso, todo ha valido la pena y hemos entrado a la modernidad, con la Ventura de Dios.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DECÍA YO DE QUE LA recaudación de juguetes y ropa para los niños pobres del ejido Independencia, dentro del programa que anualmente lleva a cabo TRIBUNA, va viento en popa…

De hecho, a los amigos que el año pasado colaboraron con su aportación, se les han sumado otros, lo cual resulta alentador para el ejército de jóvenes y adulto que participan en esta Campaña Navideña…

Quienes deseen hacer entrega de su granito de arena, puede acudir a las oficinas de TRIBUNA, ubicadas en Durango y Guadalupe Victoria, en Ciudad Obregón, donde será recibido su juguete, su cobija, su bicicleta y cualquier prenda de vestir…

De antemano, ¡muchas gracias, querido lector o lectora!...

Ah, casi lo olvido: los niños que van a beneficiarse, tienen nombre y apellido y diariamente uno de esos pequeños es mencionado en las páginas de este periódico…

Vale…

¡OH, LA LÁ! JUAN RURICO LÓPEZ, empresario exitoso en acuacultura, fundador de restaurantes emblemáticos de Ciudad Obregón, tuvo a bien enviarme a petición mía, una foto del pasado…

La nostalgia no asalta solo con ver el color sepia de la fotografía, en la que aparecen cuatro gallardos charros, todos con pistola en su funda, en los momentos en que uno le estrecha la mano a otro…

—¿A quién estás saludando en la foto, Juan Rurico?...

—Al Arq. ENRIQUE FLORES LÓPEZ… El que está a mi derecha, es SIMÓN ALMADA y el que está a la izquierda de Flores López, es ANTONIO GONZÁLEZ…

Flores López fue un hombre muy culto, amante del arte, de los buenos vinos y hablaba cuando menos tres idiomas: Español, inglés y francés…

El francés lo hablaba a la perfección, lo aprendió en sus años de estudiante en la Universidad La Sorbona...

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Imagen tomada de Twitter de Tribuna Sonora