Desde el momento de la captura…

2017-10-12 | Miguel Ángel Vega C. | Columna
6336435970_e82257563d_b

Itinerario/Miguel Ángel Vega C.

… de la joven KASSANDRA GIL URÍAS, empleada de un negocio de empeños en Hermosillo, se empezó a notar el error que estaban cometiendo las instituciones encargadas de procurar e impartir justicia en la Entidad.

Desde que empezaron los operativos en contra de ese tipo de negocios, la gente lo ha visto con buenos ojos porque se trata de frenar un problema social grave que en el fondo trastoca la tranquilidad de la comunidad, porque las casas de empeño se convirtieron en el detonante tanto de los robos como de la drogadicción, debido a que antes de aplicarse la nueva ley, le recibían artículos a cualquier mozalbete así fueran robados en el instante e inmediatamente eran convertidos en dinero que posteriormente trasformaban en droga y al terminárseles el dinero a los malandros, luego luego a buscar otra víctima y así sucesivamente hasta que por fin hicieron algo bueno los diputados del Congreso local al modificar la ley para que la Fiscalía a cargo de RODOLFO MONTES DE OCA les ajustara las tuercas a esos negocios.

Sin embargo, esas tuercas deben ser ajustadas a los dueños, no a los empleados indefensos que sólo cumplen órdenes en su trabajo. En el caso de la joven Kassandra, cuando se empezó a conocer su detención empezó también la indignación de buena parte de la sociedad, toda vez que ella era sólo una empleada y los verdaderos vaquetones son los dueños. Cuando se le preguntó al respecto a la gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH ARELLANO, dijo que ella no era la instancia adecuada para liberar presos y lo dijo bien, sin embargo, tras el auge que el asunto fue tomando, el señor juez de la causa seguramente se dio cuenta que se le había pasado la manita y retrocedió dándole la libertad ayer.

Sin embargo, quedó el antecedente de que por demostrar que habrá manos dura en contra de las casas de empeño, se pegaron un resbalón del diez, porque metieron al bote a una indefensa mujer, empleada y madre soltera, mientras los verdaderos culpables andan en la calle riéndose. Conclusión: La intención de meter en cintura a las casas de empeño es buena, es más, es excelente porque ayudará a atajar un problema social que mantiene a raya a la población como es la actuación de drogadictos y rateros, pero hay que reconocer que en el caso de Kassandra la regaron, porque se trata de joder a los malos, no a los buenos…………

En su desesperación por el terremoto que se vive en el PAN, el dirigente de ese partido en Sonora DAVID GALVÁN CÁZARES, cometió dos errores. El primero, fue decir que con la salida de ese partido de DAVID FIGUEROA ORTEGA y GUSTAVO DE UNANUE GALLA, no pasa nada al interior del mismo. Claro que aquí se nota a leguas que peca de optimista, toda vez que David y Gustavo, son personajes que cada uno por su lado tienen su gente que antes le significaban votos a ese partido y en el 2018, no sólo le faltarán esos votos al PAN, sino que los votarán en contra. Pero bueno él lo mira como le conviene.

El segundo, error es haber criticado severamente la administración de la gobernadora Claudia Pavlovcih. Entendemos que como oposición debe ser crítico, sin embargo, esas críticas primeramente si quiere a su Estado deben ser propositivas, creíbles, con sustento y oportunas. El hombre se agarra a criticar los números de la mandataria, cuando nunca en la historia de Sonora se había conocido una gestión tan pulcra y limpia, según el análisis del Congreso del Estado a la cuenta pública. Y lo que dicen que lo ridiculizó aún mas, es que lo hace cuando recientemente se exhibió la comparación entre lo que va de la administración de CPA y lo que fue la de GUILLERMO PADRÉS ELÍAS y como todos sabemos las cuentas resultaron diametralmente distintas, porque en la gestión actual se nota el cuidado en el manejo del dinero público, y en el caso de Padrés se evidenció la arrebatinga, el manoteo, la sinvergüenzada y otras lindezas que lo colocaron como el gobernador más rata que haya tenido Sonora. Por esa razón lo que se apreció en la actitud del dirigente panista estatal, es coraje, rencor y sed de venganza, pero se fue a la guerra sin fusil.